Quién no puede usar lentes de contacto?

Los niños comienzan a usar los lentes entre los 8. Unos comportamientos comunes que pueden resultar en una lesión incluyen usar los lentes de otro niño, usar saliva para humedecer un lente, no seguir las instrucciones de un profesional de la vista, y usar lentes cosméticos o decorativos comprados sin una receta válida en mercados de cosas usadas, tiendas de productos de belleza, en internet y otros lugares.

Quién no puede usar lentes de contacto?

Los niños comienzan a usar los lentes entre los 8. Unos comportamientos comunes que pueden resultar en una lesión incluyen usar los lentes de otro niño, usar saliva para humedecer un lente, no seguir las instrucciones de un profesional de la vista, y usar lentes cosméticos o decorativos comprados sin una receta válida en mercados de cosas usadas, tiendas de productos de belleza, en internet y otros lugares. Existen 3 padecimientos muy comunes y te daremos una breve explicación de cada uno para que ubiques el tuyo y conozcas los tipos de lentes de contacto más recomendados. Es el más común de los errores refractivos (o condiciones del ojo) y se caracteriza porque quienes lo padecen pueden ver los objetos cercanos de manera clara, mientras que los lejanos los ven borrosos.

Lávese eficazmente siempre sus manos antes de manipular las lentes evitando jabones muy perfumados o con mucho hidratante. Consulte a su óptico-optometrista acerca de la viabilidad de usar estos tipos de lentes ya que, como todos, requieren de unas pruebas previas intensivas de tolerancia y adaptación. Además, es importante que sepas que la graduación de tus gafas no es la misma que la del lente de contacto y es necesario que acudas con tu especialista para que haga la adaptación e indique la corrección visual que necesitas. Las mejores estrategias para reducir el riesgo de infección implican una higiene adecuada; cumplir con los periodos de uso recomendados; emplear las prácticas adecuadas para limpiar, desinfectar y guardar los lentes de contacto (que incluyen leer y seguir todas las instrucciones de la etiqueta del producto); y hacerse exámenes de la vista de rutina.

Además de ofrecer flexibilidad, comodidad y una imagen “sin anteojos , los lentes de contacto ayudan a corregir diversos trastornos de la vista, entre ellos la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia o vista cansada para leer. Los profesionales de la vista generalmente no recomiendan los lentes de uso prolongado (lentes que puede usar durante la noche y mientras duerme) para niños y adolescentes porque pueden aumentar la incidencia de úlceras corneales. Los lentes desechables diarios pueden reducir algunos de los riesgos asociados con el uso de lentes de contacto ya que se usa un nuevo par cada día. Aunque recuerda que es el oftalmólogo quien te podrá decir con exactitud cuál es tu situación, a manera de orientación, y tomando lo señalado en Longitud de Onda, sitio especializado en visión y ojos, a continuación, te presentamos los casos en los que no se debe usar este producto.

Pero los lentes de contacto también plantean riesgos potenciales; se usan directamente en los ojos, y pueden ocasionar infecciones oculares graves y úlceras corneales (o supuraciones) si uno no los cuida y no los usa como es debido. Y la mayoría de los lentes se usan como un substituto para anteojos, para proporcionar corrección óptica para la visión borrosa. Las lentes de contacto aportan múltiples ventajas sobre el uso de gafas como enumeramos en nuestra sección -Ventajas de las Lentes de Contacto- pero también requieren unos protocolos de uso y mantenimiento superiores al uso de gafas. Por supuesto, cuanto más personalizado y específico sean sus lentes de contacto mayor importe tendrá que soportar pero también para mayores satisfacciones le transmitirá.