Qué pasa si me pongo los lentes de contacto todos los días?

El mayor riesgo de las lentes de contacto de uso prolongado es la infección, que puede causar ceguera. Entre otros riesgos se incluyen la neovascularización corneal (en la que los vasos sanguíneos del ojo crecen hacia el iris en un intento por reponer desesperadamente su falta de oxígeno), inflamación e irritación.

Qué pasa si me pongo los lentes de contacto todos los días?

El mayor riesgo de las lentes de contacto de uso prolongado es la infección, que puede causar ceguera. Entre otros riesgos se incluyen la neovascularización corneal (en la que los vasos sanguíneos del ojo crecen hacia el iris en un intento por reponer desesperadamente su falta de oxígeno), inflamación e irritación. Aunque muchas personas no lo sepan, al utilizar lentes de contacto pueden contraerse algunas infecciones como bacterias, hongos y microorganismos que podrían adherirse a ellos, provocando dolor, irritación y algunos daños graves. Si no quiere pasar por esta situación, una recomendación es que si quiere dejar de usar gafas o lentes, recurra a un centro de oftalmología profesional para realizarse una cirugía láser, así se evitará molestias en un futuro y los riesgos incluyentes al usar este tipo de alternativa ocular.

Por eso, el día de hoy en Bogotá Láser le compartimos los peligros más frecuentes que pueden presentarse al utilizar los lentes de contacto. Quienes usan lentes de contacto corren el riesgo de sufrir infecciones tales como la del ojo rojo (conjuntivitis), abrasiones corneales e irritación de los ojos. Por último, comenta siempre al especialista cualquier cambio o problema que detectes, sobre todo cuando comienzas a utilizar lentes de contacto nuevos. El rechazo a cambiar los lentes de manera oportuna, dormir con ellos, e incluso no cambiar el estuche donde los guardas puede provocarte una infección seria.

Pero los lentes de contacto también plantean riesgos potenciales; se usan directamente en los ojos, y pueden ocasionar infecciones oculares graves y úlceras corneales (o supuraciones) si uno no los cuida y no los usa como es debido. Mientras dormimos, la única forma para que la córnea reciba el oxígeno que necesita para mantenerse sana es a través de los vasos sanguíneos de los párpados. Las mejores estrategias para reducir el riesgo de infección implican una higiene adecuada; cumplir con los periodos de uso recomendados; emplear las prácticas adecuadas para limpiar, desinfectar y guardar los lentes de contacto (que incluyen leer y seguir todas las instrucciones de la etiqueta del producto); y hacerse exámenes de la vista de rutina. Muchas de estas complicaciones pueden evitarse con un cuidado diario de los ojos y de los lentes de contacto.

Usted debe contar con una receta para cualquier tipo de lentes de contacto, pues no son “unitalla. La receta también debe ofrecer información sobre el material y el fabricante, la curva base o designación correspondiente, y el diámetro (cuando corresponda) de los lentes de contacto de prescripción médica. Si lleva lentes de contacto, puede que necesite una solución para lentes de contacto para enjuagar, limpiar y desinfectar sus lentes. El principal criterio que se debe evaluar en unos lentes de contacto de uso prolongado es la permeabilidad al oxígeno.

Cada vez que alguien expresa preocupación, murmuras algo incoherente acerca de las grandes farmacéuticas y lo inútil que ese creerle a los profesionales médicos. Después de ese tiempo, el sello del paquete puede degradarse, exponiendo potencialmente el lente estéril a la contaminación. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) regula los lentes de contacto y ciertos productos para su cuidado, como dispositivos médicos. Los lentes de contacto blandos no se pueden guardar de forma segura sin la solución desinfectante para lentes de contacto adecuada.